¿Te influye el Marketing de Influencers?

Cuando empecé a escribir este artículo no lo tenía realmente claro; ruego disculpen mi sinceridad, pero me planteé diferentes hilos… Hacer un artículo convencional diciendo las tipologías de influencers, elaborar una lista de herramientas que existen en la red para comenzar esta ‘relación comercial’, escribir sobre cuánto ganan estas personas, y un largo etcétera…

Pero imaginé un post algo más profundo, en donde defendiese la idea de que el Marketing de Influencers no es algo ‘del ahora’, no es una tendencia, ni siquiera moda… Y, como me gustan los retos, por aquí es por donde voy a bogar.

Se dice que la publicidad nació, ni más ni menos que en el año 1.000 A.C.; mucho ha llovido desde entonces. En concreto, aquella primigenia publicidad se trataba de un anuncio que se expuso en la plaza central de Tebas, esa ciudad griega que se levanta justo al norte de la cordillera de Citerón, y que separa Ática de Beocia.

Era un escrito (papiro) que animaba a la población comentada ut supra a dar pistas sobre un ladrón/esclavo; la ‘publicidad’ fue lanzada por un tejedor que denunciaba la desaparición de uno de sus esclavos y prometía una recompensa por noticias, o una algo mayor por la entrega del susodicho.

Si la publicidad podemos fijarla en estos tiempos… ¿Cuándo podemos hacer lo propio con el Marketing de Influencers? Tendríamos que remontarnos también lejos, aunque no tanto, más o menos a finales del siglo XIX.

Por aquel entonces, algunas empresas comenzaron a utilizar a rostros que sonaban a las multitudes para dar a conocer más y mejor sus productos o servicios. No fue hasta bien entrado el siglo XX cuando la influencia de celebridades, deportistas, actores y actrices se empezó a convertir en algo mucho más habitual.

El marketing de Influencers no es nuevo, ya lo hacían en el siglo XIX

Rayko Lorenzo

Cuando hablo con mi alumnado de esta tipología de marketing, enseguida le viene a la cabeza el sector de la moda. De manera inconsciente, o no, sus ojos giran para ese nicho. Están acostumbrados a ver infinidad de campañas en su red preferida (Instagram), y asocian el término a la moda, belleza, estética… Pero el término es mucho más que eso, como bien saben.

Un influencer no es aquel que tenga tres millones de seguidores, puede serlo, sí, pero no tiene porqué, es decir, la capacidad de influencia siempre tiene que estar por encima del número de seguidores.

En la actualidad, hay diferentes tipologías dentro de este ‘fenómeno’, dependiendo del tamaño de su comunidad, sector, red… aunque, para seguir siendo sincero, últimamente he denotado un cansancio generalizado en el Marketing de Influencers. Ya no se ve como algo ‘natural’; las redes obligan a poner que la campaña de turno está patrocinada, por lo que se pierde, por decirlo de alguna manera, el efecto de naturalidad de antaño. Y digo lo de cansancio porque oso a decir que ya es demasiado intrusivo… ¿No han notado el aumento de publicidad en Instagram, Facebook, Twitter…? ¿No han notado (sufrido) que hay un exceso de ‘propagand’ en las stories, reels y cía.? ¿No se han dado cuenta de que ya hay más ‘influencers’ que personas a influir?

Hay cierto cansancio generalizado en el Marketing de Influencers

Rayko Lorenzo

Además de este ‘hartazgo’, reitero que ya no es lo mismo… Si a mi madre le preguntan por su hijo… ¿Qué creen que diría? Se lo escribo: “es el mejor del mundo”, “es maravilloso”, “una buenísima persona”… Los influencers dirán lo que tengan que decir del servicio/producto aunque no les guste el refresco, el lápiz de labios o la chaqueta que promocionen. Y esto, también lo sabe ya el público.

Y se preguntarán, pero entonces… ¿No crees en el Marketing de Influencers? Sí, sí que creo, lo único que estoy diciendo es que ya es menos efectivo.

Vivimos en un momento donde el cliente es el más ‘Tinderizado’ de la historia, va y viene, donde cada vez es más difícil convertirse en ‘lovemark’, donde la fidelización apenas se trabaja… Es necesario cambiar, humanizar más las marcas, que sean los propios clientes los que cuenten las bondades de aquello que vendamos.

El cliente se ha ‘Tinderizado’, no se está trabajando la fidelización

Rayko Lorenzo

Siempre he sido más de ‘buzz’ marketing y quizá por eso este artículo tenga un sesgo de por sí, pero solo escribo para hacerme reflexionar y, si de paso consigo lo propio con ustedes, el objetivo de estas letras será satisfecho.

Bueno, les dejo que he visto a un futbolista con melena ‘apolínea’ anunciando un champú anticaspa y quiero probarlo. No tengo caspa (ni pelo), pero me he sentido influenciado…

Un abrazo.

Rayko Lorenzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Usamos cookies para ofrecerle una mejor experiencia. Antes de navegar por nuestro sitio debe leer y aceptar nuestra política de privacidad.